Así fue el «último baile» de El Chileno

❤ Sin más que añadir, os dejamos el texto con la crónica y la despedida de los Ultra Trail, de un grande en este deporte. Juan Pérez «El Chileno»,  narra como luchó contra sus malas sensaciones y consiguió proclamarse Subcampeón de Andalucía de Ultra Trail 2021, en su «último baile». Enhorabuena!!!

#NosGustanLasMontañas


Texto transcrito de la publicación original realizada en Facebook el 24/05/2021 por Juan Pérez El Chileno:

«Y el último baile se acabó.

Me voy de este deporte satisfecho por haber demostrado siempre mi mayor respeto por él en forma de hechos.

He sido fiel a mi manera de entenderlo. Siempre he ido a las carreras opinando que mi carrera es con el reloj por hacer una marca y que la posición es simplemente el resultado de qué corredores tienes alrededor (eso sí, si son mejores pues seguro que ayudan a mejorar marcas).

Un día hasta hice una amistad con un compañero con el que disputaba una carrera. Me preguntó «¿tú que tiempo tienes pensado hacer?» y yo, que nunca escondo mis cartas, contesté mi estimación. Él me dijo que eso era imposible y yo dije «bueno, vamos a verlo». Y ya de paso le expliqué: «si acaba la carrera y he logrado ese tiempo, aunque tú me ganes, me iré feliz; si acabo la carrera lejos de ese tiempo y gano, me iré decepcionado». A él debió de gustarle, porque accedió a achuchar para hacer tiempos. Y recuerdo verle llegar a meta feliz pese a quedar segundo e ir a buscarme para decirme que había bajado su tiempo del año anterior. ¿Te acuerdas Raul Macarro Torres ? Somos el ejemplo de dos tipos vibrando en la misma frecuencia.

En cuanto a la carrera, he de decir que todo se me puso mal desde el principio. El café que me tomé después de cenar me dejó la boca seca. Desde que comencé a correr por las calles del pueblo no me gustaba esa sensación. Encima, para el ascenso del Gilillo, me metí en el grupo equivocado y a un ritmo que considero que era un suicidio para la carrera que teníamos por delante. Me llevaban revolucionado, con las malas sensaciones comentadas antes, y me estaba sintiendo muy vulnerable al ver a todo el mundo corriendo a esos ritmos y verme a mí mismo luchando por mantenerme con ellos a base de bastones. Tan vulnerable me sentía que empecé a dudar de si realmente me había preparado bien la carrera y de si podría incluso acabar. En mi cabeza tenía ya el canto de sirena de llegar al avituallamiento 1 (km 6), retirarme, llamar a los míos y ahorrarles el viaje a Borosa (km 64) donde me iban a asistir. Luego me dije que 6 km era demasiado poco para rendirse y que iba a ver qué tal hasta el kilómetro 10. Allí, pese a seguir yendo fatal, tenía que tomar una decisión: me quedaba o iba a hacer al menos 64 km (porque pensé que si me retiraba lo haría donde estuviera Maca y mi hermano para no tener que esperar a que me evacuaran). Y viendo que, pese a que tenía las peores sensaciones en un ultra de mi vida, estaba persiguiendo al líder junto a otro corredor, me dije: «bueno, vamos a llegar al kilómetro 64 al menos». Luego, tras el avituallamiento 4 (km 32), en el que me quedé solo, empecé a ser consciente de lo que acababa de hacer. No había firmado llegar al kilómetro 64, había firmado acabar la carrera pasase lo que pasase. En mi cabeza estaban las conversaciones con Maca y su postura clara acerca de lo que detestaba a los deportistas que cuando van «perdiendo» tomaban la decisión de retirarse y luego se autocomplacían en sus propias excusas. Yo no lo había hecho nunca y hoy no podía ser ese día. Hay pocas personas de este mundo de las que me importa su opinión respecto a mí y su respeto. Y de estas pocas, la más importante y la que se impone es Maca. Por tanto, retirarme no era ya una opción. Acabar o acabar, pasase lo que pasase. Además, no podía retirarme por la puerta de atrás. Había prometido un último baile. La gente que me ha seguido y que me ha mostrado su cariño merecía unas palabras a través del altavoz que es mi amigo Chito, el contador de historias. Y bueno, así fue. Se llegó a meta y se hizo en el tiempo estimado: como demuestra la foto, yo había estimado 10h28m y entré en meta en 10h27m.

¿Qué mejor forma de cerrar mi idilio con los ultras que cumpliendo con mi objetivo? Me voy con lo que para mí ha sido mi victoria más trabajada. Y, a parte, me voy muy satisfecho por otros motivos adicionales:

– Haber sido capaz de hacer la carrera que hice viniendo de una fractura de metatarso, habiendo preparado la carrera en 10 semanas y partiendo de una base nula (a finales de Febrero estaba haciendo pruebas del tipo 20 minutos alternando 2 de carrera y 2 de andar). Estoy muy SATISFECHO de mi fuerza de voluntad y SORPRENDIDO por la capacidad de asimilación de entrenamiento de mi cuerpo.
– Haber preparado la carrera priorizando siempre aprovechar mi tiempo libre para lo que de verdad me importa, Maca , y encajar los entrenos en los huecos restantes. Estoy SATISFECHO de haber podido CONCILIAR bien estas 10 semanas. Y tengo claro que no quiero volver a hacer ese sacrificio.
– Haber sido mi propio entrenador. Me tomé este reto como un experimento científico y una oportunidad de poner en práctica lo aprendido años atrás. Tuve que gestionar algunas incertidumbres por tener que modificar mi forma de entreno por vivir en un sitio diferente y tener que asesorarme para entrenar fuerza en casa con poco material ya que no estaba dispuesto a ir a un gimnasio por precaución (gracias por los consejos Carry Training y, sobre todo, Guzmán Díaz Díaz ).
. Estoy también SATISFECHO de los resultados de este experimento. Posiblemente, las pautas que me he aplicado a mí mismo no sean útiles para nadie más, pero se trataba de eso, de conocerme más a mi mismo y lo he conseguido.

Lo dicho, me voy de los ultras y lo hago muy contento. Muy contento sobre todo porque el día que podía haber dejado el único borrón en mi carrera deportiva, lo que dejé fue un homenaje a mí mismo y a mis principios. Me voy y lo hago con un historial intachable.

P.D: Muchas gracias a todos los que os habéis acercado a mí y me habéis expresado muestras de admiración y cariño. Ser admirado y respetado por otra gente que comparte el enorme sacrificio que supone este deporte me llena de orgullo.

P.D. II: Pepe Pitingo gracias hermano por haber cuidado de lo que más me importa. Sin ti no hubiese sido capaz de aguantar esas primeras 6 horas sin saber si Maca se encontraba mejor o no. Y que sepas que me hicisteis un apoyo logístico y moral de primera división. Gracias.»

Próximo Evento
error: Contenido protegido
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad